Es una lástima que el agua en tiempos de sequía, sea la protagonista de un partido de fútbol. Tras un encuentro espectacular disputado de poder a poder por ambos equipos. Llegaron los últimos minutos con los locales atascados en plena remontada visitante, llegó el 3 a 2, todo un sueño para un buen guionista y faltando solo 5 minutos, emoción y un final abierto e incierto, quien podía dar más, pues el agua zamorana.

Con los visitantes eufóricos y en plena remontada, los aspresores locales aguaron la fiesta del fútbol y ahogaron los últimos minutos, 18 de espera agua va agua viene, en un esperpento. Una acción extraña, rara y digna de investigación en categorías de formación.

 

La derrota no quita el buen partido de los locales y el esfuerzo del CD Parquesol que no se rindió hasta el pitido final.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *