El conjunto madrileño dejó encarrilado el partido con dos goles en la primera parte que, a la postre, resultaron definitivos

 

Partido de tú a tú el disputado en el José Luis Saso entre dos equipos que se encontraban en la zona baja de la tabla. El filial del Rayo Vallecano visitaba Valladolid en una situación complicada y sale reforzado tras su victoria mientras que deja a las naranjas en una posición delicada.

Al equipo de Alberto Pérez le falta demostrar regularidad en casa y frente al Rayo Vallecano se intentó conseguir algo positivo pero solo fueron capaces de apretar las tuercas al conjunto madrileño en la segunda parte. Para entonces, el partido ya estaba prácticamente solventado.

En la primera mitad, las franjirrojas salieron con las ideas claras y con la clara intención de explotar la velocidad de Yaiza a la espalda de la defensa. De esta manera llegaban los primeros acercamientos –gol anulado incluido- abortados por Portomeñe. Sin embargo, la portera no pudo con Yaiza cuando la vallecana lo intentó de vaselina.

La jugada fue favorable para la delantera ya que el balón le caía botando y el intento de vaselina era lo ideal para batir a la cancerbera del Femenino A. Así, el Rayo se desquitaba de la presión de querer ganar y practicó su mejor juego.

Pasada la media hora, una internada de Mire en el área naranja terminó con una falta de Maka que el colegiado determinó como pena máxima. La responsabilidad recaía sobre Alba para intentar aumentar la diferencia. Portomeñe con una gran intervención lograba despejar el penalti pero con tan mala fortuna que el rechace la cayó a los pies de la propia Alba para que anotase el segundo.

La diferencia de dos goles permitía al Rayo Vallecano un mayor control de la situación y obligaba al Parquesol a ir a por todas en el encuentro pero las naranjas no estaban enchufadas de cara a gol. Los intentos desde lejos de Tania o Lorena se veían taponados por la zaga madrileño.

El transcurso de la segunda mitad siguió con la tónica de tranquilidad del Rayo Vallecano y con un Femenino A que no terminó de creer que podía meterse de nuevo en el partido.

La ocasión más clara para las naranjas en esta segunda parte estuvo en las botas de Judy pero el larguero evitó el gol. Por su parte, las vallecanas volvieron a conseguir un gol por parte de Ali que el colegiado anuló por fuera de juego de la jugadora del Rayo Vallecano.

El próximo encuentro será en el campo del Pozuelo. En la localidad madrileña tocará sacar los puntos que las naranjas no están siendo capaces de conseguir en el José Luis Saso.

 

Femenino A: Portomeñe; Crispi, Maka (Paxu, 73’), Carla, Nere; Bárbara, Yaiza (Alexia, 51’), Tania; Ali (Sandrita, 65’), Lore, Judy (Cris, 63’).

Rayo Vallecano B: Noe; Clau, Marta, Andújar, Alba; Eva, Cris, Dafne (Ana, 59’), Silvia (Ali, 57’); Mire (Contre, 72’) y Yaiza (Rocío, 65’).

Goles: 0-1, Yaiza (min. 14’); 0-2, Alba (penalti, min. 34’).

Árbitro: Daniel Reinoso Mangas. Amonestó a Maka y Sandrita, por parte de las locales y a Cris y Mire, por parte de las visitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *